Iberpotash ya tiene luz verde para el Proyecto Phoenix

Iberpotash ya dispone de todos los permisos para llevar a cabo la primera fase del Proyecto Phoenix, que supone ampliar la mina de potasa de Súria (Bages) y la construcción de una planta de sal (el resíduo de la potasa). El proyecto, por un importe de 180 millones de euros, dipone ya de la autorización ambiental de la Direcció General de Mines de la Conselleria de Empresa i Ocupació, pero quedaba pendiente la segunda y definitiva fase de aprobación por parte de La dirección general de Energía, Minas y Seguridad Industrial de la Generalitat.

Proyecto PhoenixLa conselleria ya determinó que el proyecto no comporta efectos negativos para el medio ambiente “si la gestión se lleva a cabo de acuerdo con las condiciones, medidas correctoras y limitaciones establecidas en la declaración de impacto ambiental”.

El proyecto de Iberpotash permitirá aumentar la producción de potasa de la compañía y comporta una inversión directa de 180 millones de euros, que supondrá dejar de producir en la vecina Sallent, ha atravesado numerosas vicisitudes judiciales. Una de ellas tenía que ver con la rampa que baja a las minas y que suprimirá el paso de 550 camiones por el término municipal de Súria.

Esta inversión del grupo israelí ICL se suma a la de 100 millones para la construcción de una nueva terminal de carga en el Port de Barcelona. La última resolución de la Generalitat se ha producido un mes después de la aprobación de la declaración de impacto ambiental por parte de la ponencia ambiental de la Conselleria de Territori i Sostenibilitat.

Fuente: El Periódico, La Vanguardia

Anuncios

EL proyecto Phoenix de las minas de Súria avalado

El Departament de Territori i Sostenibilitat ha dado el ok a la ampliación de las minas de Potasa de Iberpotash, con la aprobación de la declaración de impacto ambiental de la primera fase del proyecto Phoenix, es una obra de gran complejidad y única en el Estado cuyo objetivo es conectar el interior de la mina a través de un túnel de 4,7 km de longitud y una profundidad de hasta 900 metros con la superficie. Se trata del túnel más largo y a la vez con más desnivel en Cataluña y que se ha encontrado hasta el momento con numerosas dificultades administrativas y jurídicas.

Plan Phoenix avaladoAhora el proyecto, que supera los 160 millones de euros, sólo queda pendiente de la aprobación de la dirección general de Minas de la Generalitat, dependiente de Empresa i Ocupació. La autorización actual incluye la actualización del programa de restauración y la fianza de 9,3 millones para garantizar el plan de restauración del territorio, una serie de medidas correctoras y limitadoras de las emisiones derivadas de la actividad, Territori i Sostenibilitat ha endurecido también el programa de restauración que ha de cumplir Iberpotash para devolver al espacio afectado a su estado original.

La conselleria ha determinado que el proyecto no comporta efectos negativos para el medio ambiente “si la gestión se lleva a cabo de acuerdo con las condiciones, medidas correctoras y limitaciones establecidas en la declaración de impacto ambiental”.

Con el proyecto Phoenix, Iberpotash prevé aumentar la capacidad de extracción de potasa en un 50%, pasndo de 2 millones de toneladas actuales a alrededor de 3 millones. Con las obras previstas se pone manifiesto la “compatibilidad” del proyecto con su entorno ya que suponese reducción en un 48% las salmorras que actualmente van al colector, en un 39% los vertidos de aguas y además se suprime el paso diario de 550 vehículos pesados por Súria. A la hora de autorizar el proyecto la conselleria ha evaluado actuaciones como la ampliación de la planta de tratamiento o la pista de acceso a la rampa de la mina de Cabanasses.

Fuentes: El Peródico e Inversión&Finanzas.com

Súria da luz verde a las obras exteriores en la entrada de la nueva rampa

Entrada a la mina de SúriaEl pleno del ayuntamiento aprobó el pasado lunes 11 de noviembre la modificación inicial de las normas subsidiarias para poder dotar de legalidad a dos obras exteriores en e la entrada de la nueva rampa de acceso a la mina de Cabanasses, construcción que forma parte de la primera fase del Proyecto Phoenix de la empresa Iberpotash.

Esta modificación inicial de las normas subsidiarias supone otorgar a Iberpotash un permiso especial temporal para la construcción en zona exterior como si ésta se tratara de suelo urbanizable. Dicha zona se encuentra en las proximidades de acceso a la mina y el objetivo es construir en ella una subestación eléctrica, desde donde se suministrará electricidad al interior de la mina, y a su vez, un almacén de herramientas, vestuarios y oficinas. Este suelo, que hasta ahora era no urbanizable, pasa ahora a ser urbanizable  siempre y cuando esté vinculado a la actividad industrial.

Tras el anuncio de esta noticia, el alcalde de Súria, Josep Maria Canuda, puso especial énfasis en el consenso de todas las partes en la toma de esta decisión, destacando el interés de todos ellos para que Iberpotash pueda desarrollar sin ningún problema el Proyecto Phoenix. De ahora en adelante, la modificación de las normas subsidiarias pasa a ser competencia de la Comisión de Urbanismo de Cataluña Central.

Fuente: Regió7

Un proyecto de futuro

Iberpotash está a punto de dar un paso decisivo en su estrategia empresarial, ya que la empresa que explota las minas del Bages, filial de la multinacional israelí ICL, ya tiene a punto el proyecto para construir una planta de sal que le permitirá abrirse camino internacional en este mercado.

Hasta ahora, Iberpotash era conocida como una empresa dedicada a la explotación de la potasa del Bages, a partir del momento en que la nueva planta esté en marcha, la empresa buscará ser reconocida también en los mercados exteriores como una compañía del sector salino. Este es un paso más del Proyecto Phoenix, que propone la renovación de la explotación minera del Bages con una ambiciosa ampliación de sus horizontes empresariales: amplía la explotación de mineral, se mejoran las condiciones técnicas para hacerlo posible y se da salida a un producto (ahora residual) en la extracción: la sal. Se trata de un mineral que, en el proceso de extracción, ha sido visto históricamente por la comarca como un problema, por ser un producto eminentemente de rechazo. Hoy, sin embargo, la empresa tiene un proyecto para hacer de este problema una oportunidad empresarial, gracias a un notable incremento de la producción y del refinamiento pero, sobre todo, porque, a largo plazo, la sal acumulada en las montañas de sal terminará siendo material para el negocio y para la creación de riqueza para el territorio. El proyecto de Iberpotash es de una enorme voladizo y puede tener una gran repercusión para la Cataluña Central. Por su implicación empresarial en el sector, está siendo vigilada muy de cerca por la competencia; también hay que estar sobre la administración para garantizar que todo se desarrolle con el máximo respeto por la ley y por las condiciones medioambientales del territorio. Con todo, es una oportunidad irrenunciable para dotar de protagonismo a un bien de la comarca que, hace pocos años, era visto como una rémora del pasado y una carga. Hoy, en plena redefinición de las virtudes industriales del territorio, las minas son futuro.

Fuente: Editorial de Regio7

Puig respalda los planes de Iberpotash y lamenta la “persecución sistemática”

El conseller de Empresa y Empleo, Felip Puig, lamentó ayer la «persecución sistemática» que sufre Iberpotash por parte de «algunos sectores» y abonó sus planes de expansión en el Bages, que el conseller asegura que disminuirán el impacto medioambiental de la mina. En la rueda de prensa, Puig se refirió así a los conflictos judiciales en torno a la actividad de Iberpotash, propiedad del grupo israelí ICL, en las minas de Suria y Sallent. Precisamente ayer, el diario El País aseguraba que la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea ha iniciado una investigación sobre si la Generalitat había pagado 200 millones de euros para compensar la salinización del terreno, tal y como afirma un estudio elaborado por la consultoría medioambiental Ramon Folch. Tras este estudio existe el convencimiento, en el entorno de Iberpotash, de que habría un encargo de la patronal española de la sal, AFASAL, que se sentiría amenazado comercialmente por el proyecto de ampliacion de producción de la empresa con sede en el Bages. Felip Puig ha asegurado que no podía precisar si el Govern  tiene conocimiento “formal” o no sobre esta investigación por parte de la Comisión Europea.

artur mas en una visita a iberpotashSegún El País, la apertura de la investigación responde a la denuncia cursada por una persona o empresa que ha solicitado mantener su identidad en el anonimato, un caso que debería haber llegado antes que la denuncia presentada ante la Comisión Europea por el mismo asunto por un vecino de Sallent, Sebastia Estrade.

En el departament de Territori i Sostenibilitat confirmaban ayer a este diario que el Govern ha sido requerido por Bruselas para aportar documentación de los últimos veinte años de las declaraciones de impacto ambiental de la minería del Bages. Con todo, no confirmaban si esta documentación había sido solicitada por la denuncia o por una anterior.

Iberpotash ha estado en punto de mira de varias denuncias desde que el año pasado puso en marcha el Plan Phoenix, que prevé una inversión inicial de 200 millones de euros para construir, entre otras, una nueva rampa de extracción y una planta de sal que permitiría incrementar su producción salina y llevar al mercado una sal de mayor pureza. Así, los fabricantes de sal estatales demandaron el pasado otoño a Iberpotash ante el Banco Europeo de Inversiones por un presunto mal uso de un crédito de 100 millones de euros a ICL, 10,7 millones de los cuales debían destinarse a inversiones en I + D para que Iberpotash reparase el impacto ambiental de su actividad. Fuentes de Iberpotash aseguran que la denuncia a la que se refería ayer El País estaría relacionada con ésta y, por tanto, ya habría sido presentada hace meses. Por otra parte, también el año pasado, AFASAL presentó ante la Comisión Nacional de Competencia otra denuncia por las ayudas de la Generalitat que habría recibido la mina del Bages. Entre los promotores de la denuncia está la filial en España del grupo francés Salins, que sería uno de los grandes perjudicados en el futuro por el desembarco internacional de la sal de Iberpotash.

Posteriormente, una denuncia presentada por el despacho de abogados Terraqi por la falta de permisos de la rampa hizo parar estas obras, que se retomó unas semanas después, con la aprobacion del plan especial. El mes pasado, el abogado de Sallent, Sebastiá Estradé presentaba una denuncia en Europa contra el Estado por supuesto incumplimiento medioambientale de Iberpotash. Según el estudio Ramon Folch, que apoya a Estradé en la denuncia, Iberpotash debería hacer frente a una fianza de 120 millones de euros para la recuperación de la escombrera de Sallent.

Ayer, el conseller Puig comentó que Iberpotash «debe cumplir las leyes y las cumplirá», pero dió a entender que detrás de la polémica en torno a Iberpotash hay acciones relacionadas con la «competencia» en este sector. Puig dijo que el plan Phoenix disminuirá los vertidos al colector de salmuera y subrayó que «nos interesa que el proyecto de Iberpotash se pueda desarrollar». El conseller también garantizó que todas las tramitaciones urbanísticas y ambientales se están llevando a cabo con el «rigor» necesario e insistió en que el Govern velará porque el desarrollo empresarial sea «compatible» con el respeto medioambiental.

La empresa dice que «hay interés en llenar el proyecto de dudas»

Fuentes de Iberpotash recordaron ayer que la empresa “nunca ha recibido ninguna subvencion de la Generalitat» e insistían que «hay a quien interesa llenar de dudas el proyecto» de Iberpotash, «para que nos tengamos que defender continúamente». Las mismas fuentes sacaban hierro a la información requerida por Europa sobre las declaraciones medioambientales de la empresa, y a que «mediáticamente queda bien decir que hay una investigación, pero presentar una denuncia lo puede hacer cualquiera, y Europa, demanda información a los estados». «Las cosas se están haciendo como toca,  es la administracion que nos dice qué debemos hacer para cumplir la ley», aseguran las fuentes, que creen que la presión legal sobre el proyecto Phoenix “continuará con la construcción de la planta de sal».

52ª Reunión de la Asociación Catalana de Comunidades de usuarios de aguas subterráneas

Mañana, día 14 de mayo en la Masia de Can Serra en Cornellà del Llobregat se celebra la 52º reunión general técnica, donde Iberpotash participa.

Orden del día

Josep María Planas, presidente de ACCUAS inaugurará la sesión junto con Josep Lluís Armenter, el director de producción de Aguas de Barcelona y presidente de la Junta General de Gobierno de la CUADLL.

Tras la inauguración, el acto contará con la presencia de Pablo de Lastres, Director industrial de Iberpotash que hablará del Proyecto Phoenix para la modernización de las instalaciones de la planta de Súria.

Otros ponentes en la reunión serán Joan Pujol, director del proyecto de Gas Natural Fenosa sobre el Proyecto Berlín (almacenamiento de gas), Antoni Munné, jefe del Departamento de Control y Mejora de los Ecosistemas Acuáticos de la Agencia Catalana del Agua, sobre la aparición del mejillón cebra en el río Llobregat.

Por último Enric Querat presentará el Proyecto ESCAR sobre el proceso de escarificado del río Llobregat, para terminar con un debate moderado por el mismo.

El plan Phoenix es una oportunidad «de 1a magnitud»

El consejero delegado de Iberpotash, José Antonio Martínez, cerró el martes el ciclo de charlas “Potasa a Suria, 100 años” en un acto que llenó el salón de sesiones de la Casa de la Villa. El responsable empresarial remarcó que el programa inversor puesto en marcha por Iberpotash con su plan Phoenix es una oportunidad de crecimiento y empleo “de primera magnitud” para Suria, Bages y Cataluña.

consejero delegado de iberpotash

El acto se inició con unas palabras del alcalde Josep Maria Canudas para agradecer la presencia del consejero delegado de Iberpotash en esta última charla del ciclo para hablar públicamente sobre el plan Phoenix, que definió como un ambicioso “proyecto de país”. Según Josep Maria Canudas, esto demuestra que Iberpotash “apuesta por el territorio” con una iniciativa empresarial de gran interés para Súria y para la comarca.

Al comienzo de la charla, el consejero delegado de Iberpotash expresó su reconocimiento al alcalde de Suria, el equipo de gobierno y los grupos municipales “por el apoyo que este consistorio está dando a nuestro proyecto”. Jose Antonio Martínez añadió que este apoyo también se ha constatado “en todos los ámbitos” del municipio.

El consejero delegado afirmó que el plan Phoenix “es un proyecto de país, y todo el país debe recibir los beneficios, empezando por los surienses”. Según el responsable empresarial, los proyectos inversores de Iberpotash convertirán el Bages en “un polo industrial” de escala europea, compatible con el desarrollo de iniciativas ambiciosas en otros sectores como el turismo.

José Antonio Martinez aseguró que el plan Phoenix ha sido diseñado teniendo en cuenta “los criterios medioambientales más estrictos”. En este sentido, remarcó que las inversiones previstas ofrecen la solución al tema del crecimiento de los depósitos salinos, “no inmediata, pero si de futuro”.

El responsable empresarial lamentó los “obstáculos” que esta recibiendo el plan Phoenix por parte de “oportunistas” y empresas que “ven peligrar su oligopolio” en el mercado de la sal, aunque señaló que “esto quiere decir que vamos por buen camino”. Según José Antonio Martínez, “lo que realmente está en juego es la libre competencia” en este sector, ya que Iberpotash puede ofrecer sal de calidad y en grandes cantidades. José Antonio Martínez pidió a las administraciones que consideren el plan Phoenix como “prioritario”, destacando que “Iberpotash no se ha escondido” en estos momentos de crisis económica general. En este sentido, el consejero delegado de la empresa suriense manifestó que “Iberpotash tiene confianza en el futuro y quiere trasladar esa confianza a los ciudadanos de Suria, del Bages y de Cataluña”.

Según el consejero delegado, Iberpotash propone un modelo sostenible de comarca que haga compatible “el progreso económico y el bienestar social”. El responsable empresarial también destacó que el plan Phoenix asegura el futuro de la actividad minera para las próximas generaciones, y expresa la voluntad de Iberpotash para consolidarse como “el motor de nuestro entorno más inmediato”.

En el transcurso del acto, el alcalde de Suria se refirió al “éxito de asistencia” alcanzado por el ciclo de charlas y la exposición “Potasa en Suria, 100 años”, organizadas por el Ayuntamiento con motivo del centenario del descubrimiento en el municipio del primer yacimiento potásico de la peninsula iberica.

La muestra fue visitada por más de 1.500 personas en la sala Cal Balaguer del Porxo. Una seleccion del material expuesto permanecerá instalado de forma permanente en la primera planta del Casinet, el histórico edificio del Poble Vell que tiene comunicación directa con Cal Balaguer del Porxo.

La organización del ciclo y de la exposición ha tenido el apoyo de Iberpotash y la colaboracion del comité de empresa y de diferentes personas y entidades .